Estado
Sin Matricular
Precio
Proximamente
Empieza
Este curso esta actualmente cerrado

EL CAMINO HACIA SALAMBA SÍRSASANA I

Salamba: soporte   Sírsa: cabeza   asana: postura

 

Sírsasana o postura sobre la cabeza, es una de mis favoritas. Se considera como el «rey» de los ásanas y sin duda, requiere una atención muy especial. Invertir la posición y mantener el equilibrio sobre la cabeza implica fuerza, flexibilidad, control y la belleza de superar el miedo a caer cultivando la confianza en uno mismo. Sírsasana es un desafío físico y mental que, incluso una vez dominada, sigue siendo un momento culminante de la práctica de yoga.

Aunque muchos de nosotros nos hayamos puesto alguna vez cabeza abajo sin mucha dificultad cuando éramos niños, parece ser una habilidad que se pierde cuando nos convertimos en adultos. Muy a menudo la vida nos roba las cualidades físicas y la confianza en nosotros mismos que esta postura definitivamente exige. Para recuperar dichas cualidades, debemos caminar despacio, abordar primero otras metas más pequeñas que nos acercan cada vez más a nuestra postura final. Es un camino de descubrimiento, lleno de logros que nos abre la conciencia hacia nosotros mismos.

En mi opinión, los requisitos previos e indispensables son cuatro:

  1. Una cintura escapular fuerte. Para realizar la postura sobre la cabeza, se crea una base de sustentación con los antebrazos y éstos deben permanecer muy activos,  empujando el antideslizante con determinación para crear espacio al cuello y evitar que la zona cervical colapse. Por tanto, toda la musculatura de la cintura escapular queda comprometida para estabilizar y sostener la postura invertida. Desarrollar la suficiente fuerza y habilidad para lograr esta acción requiere de tiempo. Aquí es donde la práctica previa de una multitud de posturas como el plano inclinado, Adho mukha śvānāsana o Çaturanga entre otras muchas, será de gran ayuda.
  2. Una musculatura posterior del cuerpo elongada, particularmente los músculos isquiotibiales. Los isquiotibiales acortados impiden una correcta alineación corporal, lo que dificulta enormemente encontrar el eje de gravedad y mantener el equilibrio al invertir la posición.
  3. Control sobre el Bandha (o Core). Las posturas sobre la cabeza necesitan gran control sobre “el centro del cuerpo”. La fuerza y el control abdominal son esenciales para elevar las piernas. Proporciona estabilidad y equilibrio en la postura invertida. La fuerza del núcleo puede incluso compensar, en ocasiones, la falta de longitud de los isquiotibiales o la fuerza de la parte superior del cuerpo.
  4. Ausencia de miedo y firme voluntad. Para mí, esta es la piedra angular de cualquier inversión. Se necesita valor y “querer” mantener el equilibrio sobre la cabeza. Puedes tener todos los elementos físicos necesarios para realizar la postura pero si tu mente no te acompaña, tienes dudas o miedo, nunca funcionará. No obstante, no deja de ser natural tener miedo a caerse y lastimarse pero, podemos trabajar cultivando el valor y la confianza necesaria para hacer nuestra primera Sírsasana.

Con este propósito hemos diseñado un programa trimestral que te ayudará a realizar la postura de manera saludable y segura. Nuestro cuerpo-mente necesita un tiempo de preparación, habituarse a estar boca abajo,  manteniendo una respiración profunda y ritmada. Nuestro programa te brinda la oportunidad de explorar tus sensaciones y enfrentar tus miedos, desarrollar las cualidades físicas y mentales necesarias de manera progresiva y funcional.  El camino hacia una posición en perfecto equilibrio sobre la cabeza no siempre es fácil, algunas habilidades surgen rápidamente mientras que otras se escapan durante meses. Sé paciente, no te apresures. Vale la pena esperar y asegurarte que estás preparado para sostener la postura invertida de manera saludable.

Y, por supuesto, no todos los yoguis podrán lograr una sírsasana completa. Las lesiones pueden hacerlo imposible. Sírsasana está contraindicada para personas con presión arterial alta o hernia de hiato, entre otras cosas. También agregaría que cualquier persona con problemas de cuello debe pensar detenidamente antes de intentar la expresión completa de la postura. Aquí es donde vale la pena usar material de apoyo, como por ejemplo un “feet-up”, que te permite mantener la inversión sin ejercer presión alguna sobre el cuello.

Realmente espero ayudarte y que disfrutes tu camino tanto como yo disfruté el mío.

Curso Content

Expandir todo
PROGRAMA DE 3 MESES
MES 1 SEMANA 1
Contenido
0% Completado 0/1 Pasos
MES 1 SEMANA 2
Contenido
0% Completado 0/1 Pasos
MES 1 SEMANA 3
Contenido
0% Completado 0/1 Pasos
MES 1 SEMANA 4
Contenido
0% Completado 0/1 Pasos
Contenido
0% Completado 0/1 Pasos
MES 2 SEMANA 1
Contenido
0% Completado 0/1 Pasos
MES 2 SEMANA 2
Contenido
0% Completado 0/1 Pasos
MES 2 SEMANA 3
Contenido
0% Completado 0/1 Pasos
MES 2 SEMANA 4
Contenido
0% Completado 0/1 Pasos
MES 3 SEMANA 1
Contenido
0% Completado 0/1 Pasos
MES 3 SEMANA 2
Contenido
0% Completado 0/1 Pasos
MES 3 SEMANA 3
Contenido
0% Completado 0/1 Pasos
MES 3 SEMANA 4
Contenido
0% Completado 0/1 Pasos
Ir arriba
Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies